Fue adoptado en el albergue hace 6 años. Por desgracia se ve de nuevo aquí por circunstancias de la vida. Es un gato tranquilo, pero está triste y enfadado. Le está costando adaptarse a su nueva situación. Convive con otros gatos, pero no busca su compañía.
Come pienso aunque le faltan algunas piezas dentales, por lo que una latita no le puede faltar.