Aunque todavía conserva la tristeza en su mirada, poco a poco se adapta a verse en el albergue después de perder todo lo que conocía y le daba tranquilidad.
Es una gata que busca mimos, convive con otros gatos y se pirra por comer una latita.
Espera que le des la oportunidad de recobrar su antigua vida en un hogar.