Yo era un perro feliz junto a mi dueña, que era la mejor del mundo. Pero ella se me fue y unos señores muy amable me trajeron aquí al albergue. Estoy acostumbrado a vivir en un piso y soy un fenómeno paseando con la correa. Me encant a la gente y me llevo de fábula con los otros perros. Soy un perro tranquilo al que le gusta dar sus paseos y estar pendiente de mi humano.
Busco una familia que me quiera y a la que hacer feliz